miércoles, 22 de febrero de 2012

La distopía de los idiotas

Del blog "Mi mesa cojea" traemos una reflexión interesante

La distopía de los idiotas

Uno de los subgéneros más reconocidos de la ciencia ficción es la distopía. En la mayor parte de obras de este tipo aparece una entidad, a veces supranacional, que nos subyuga a todos. George Orwell lo llamó Gran Hermano antes de que Endemol jodiera las cabezas de medio mundo con el formato del mismo título. 

En plena globalización, los agoreros tienden a pensar que el Gran Hermano es o está a punto de ser una corporación. Algunos señalan a Google, otros a Apple o a Monsanto. Sin embargo, hay una variante de la distopía inexplorada por la ciencia ficción. ¿Y si el Gran Hermano no es una multinacional ni un gran gobierno imperial? ¿Y si resulta ser la suma global de un montón de idiotas? 

Imagina que, por aquello de la globalización, la inmediatez y la no verificación de la información, por el abrumador índice de ruido que nos rodea, los idiotas empiezan a ponerse de acuerdo como quien no quiere la cosa. 

Imagina que, de puro escepticismo mal enfocado, de puro desconocimiento y falta de formación básica, los idiotas acaban provocando un inesperado giro en nuestra civilización… sin querer. 

Supón, qué se yo, que surge un movimiento antivacunación. Ya sé que es una locura y que nadie es tan rematadamente imbécil, pero sígueme el juego e imagínalo. Sé que es difícil sostener una posición tan estúpida, pero, no sé, supón que es su manera de quejarse contra los desmanes de las farmacéuticas. O, mejor aún, supón que sospechan que las vacunas solo sirven para propagar enfermedades. Que es una especie de malvado plan de la industria farmacéutica para crear enfermos y así vender más ibuprofeno o lo que sea. 

Mucha gente dejaría de vacunar a sus hijos y, claro, al principio no habría ninguna consecuencia. Y no la habría, obviamente, porque se mantendrían los niveles de inmunidad de grupo (es decir, que estaría vacunado un porcentaje suficiente de la población). Pero entonces los idiotas empiezan a difundir sus ideas por internet de forma que, con el tiempo, se les van sumando nuevos idiotas. Y algunos medios de comunicación, capitaneados también por idiotas, empiezan a darles voz. 

Ese movimiento antivacunación empieza a extenderse hasta que, un día, se rompe la inmunidad de grupo en una comunidad. Y, de pronto, empiezan a volver enfermedades ya eliminadas, y algunas enfermedades con las que ahora convivimos normalmente vuelven a ser mortales. 

Y esas enfermedades empiezan a difundirse por otras comunidades que han roto su inmunidad de grupo provocando pandemias de gripe, de viruela, de sarampión… 

¿Te lo imaginas? ¡Una distopía causada por idiotas!

Na, supongo tienes razón. 

Eso no puede pasar.

9 comentarios:

  1. Hola, hacía tiempo que no me pasaba por vuestra casa web, y como siempre es un placer leer vuestras palabras, que desde luego dan para la reflexión.
    Y es que yo siempre tengo la sensación de que nos enteramos de la misa la media.
    Un beso
    Maribel

    ResponderEliminar
  2. ¿Cómo que no puede pasar? pero si ya hay un grupo de gilip... que lo hacen, que dicen que la triple vírica produce autismo... ¡ah! ya veo, es una ironía, je, je. ¡Qué peligrosos son los idiotas y qué hábiles son para esparcir sus idioteces y cómo crece exponencialmente la idiotez!
    Salu2

    ResponderEliminar
  3. Eres muy directa. Lástima que tus flechas no causen heridas de verdad.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Ja, qué bueno. No creo que haya que imaginar mucho.

    Jose A. Pérez es un crack.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Hija, siento no poder ayudarte, todavía está por que vea un solo capítulo de Gran Hermano, capítulo o lo que sea, porque ya te digo que solo conozco el arranque de la canción y era como un resorte... clic!! y a otra cosa mariposa... pero te digo con respecto a las vacunas... esto podría ser extensivo a la alimentación única y exclusivamente vegetariana... quiero decir que si estamos dónde estamos es por comer carne (eso dicen los expertos) entonces si los ... ¿cómo llamarlos? Ah, sí, los disotpíanos vegetativos son muchos... darán al carajo con toda la descendencia humana... uff, creo que ya no podré dormir esta noche, porque me he hecho una hamburguesa y estoy un pelín pesada, ja, ja...
    Na, supongo tienes razón.
    Eso no puede pasar.
    Bss, amiga

    ResponderEliminar
  6. Proliferarán más "Médicos Sin Fronteras", que irán por el Mundo curando enfermos y saliendo cada uno 100 veces más caros que las monjitas con sus vacunas. La culpa será de los misioneros por no haber podido acometer su pareja labor!

    ResponderEliminar
  7. creo que está pasando... pongamos que son "idiotas egoístas inteligentes".

    Es una pena, pero tu relato no está muy lejos de lo real... qué dios nos ampare!!!

    ResponderEliminar

Este blog tiene restringidos los comentarios Anóninos.

Gracias por dejar tu opinión.