martes, 28 de febrero de 2012

SEÑOR PRESIDENTE

"Desde el Asilo", llega Mariano Sanz Navarro con un magnífico artículo. Su fina ironía es digna de tener encuenta. Gracias Mariano por tu generosidad :)


Es muy probable que Ud. Recuerde la canción “Le deserteur”, compuesta por Boris Bian y cantada, allá por los años sesenta, entre muchos otros, por Serge Reggiani con envidiable voz y turbador mensaje: el desertor, comunicaba al Presidente de la República Francesa (Monsieur le Président…), que, habiendo recibido la orden de incorporarse a filas, decide desertar, y que si había que dar la sangre por la patria, era buen momento de que el Sr. Presidente se apresurara a ofrecer la suya. El asunto acababa mal para el pobre muchacho, que terminaba sus días al borde de un riachuelo con dos agujeros rojos en el costado (il ha deux trous rouges au coté droit…). Seguro que recuerda Ud. la canción y hasta es probable que estas letras mías lo impulsen a escucharla de nuevo.
El recuerdo de aquellos tiempos me lleva a dirigirle la presente para hacerle algunos comentarios sobre cuestiones que me preocupan, lo que hago a renglón seguido, con el mayor respeto y consideración:
Tuve la fortuna de nacer en este país y esta tierra del sur a la que sigo amando, aunque lo hice en época poco venturosa. Me tragué como pude una posguerra larga y difícil en la que el silencio sobre los acontecimientos pasados se cernía sobre la población como una nube plomiza y tétrica. Tuve que comulgar con piedras de molino que he tardado media vida en expulsar de mi cabeza como se expulsan las piedras del riñón. De mis ancestros y amigos, unos eran ganadores y otros perdedores y siguieron así durante mucho tiempo. Los dirigentes de entonces eran escogidos entre los primeros, y los segundos relegados y perseguidos. Aquello acabó por vía natural (es sabido que no hay mal que cien años dure…ni cuerpo que lo resista), y respiré aliviado cuando vino la transición constitucional esperando una época de democracia y libertades. Peo ¡ay! Cuan efímero es el gozo en casa del indigente (dicen en mi pueblo, aunque con lenguaje más llano).
A la política, en vez de acudir los prohombres de valía, de los que esta país está bien surtido, acudieron mediocres y chorizos que buscaban encaramarse al poder y la riqueza con afán desmedido. Proliferaron los escándalos y corruptelas en todos los partidos, aparecieron loshemmanos andaluces, los pelotazos de la construcción, los campos de golf inoperantes, aeropuertos fantasmas, guerras hidráulicas, trajes y bolsos de lujo en comunidades falleras, etc. Con la mayor desfachatez, alcaldes y presidentes se dejaron corromper manteniendo un aire cínico y desafiante ante los medios públicos. Hasta que la burbuja se deshinchó, los banqueros se hicieron con el poder y la mitad del país se quedó sin trabajo. La corrupción llegó hasta la vecindad de la más alta institución del estado y el pueblo ha acabado aceptando esta situación como algo inevitable, como parte de la condición humana.
Me resisto a aceptar tal realidad. Creo, con el viejo Aristóteles, que hay que decir que existe democracia cuando los libres ejercen la soberanía, y oligarquía cuando la ejercen los ricos. Caminamos, Sr. Presidente, por un sendero peligroso. El que conduce a la oligarquía. Y a ella nos lleva Ud. de cabeza.
Le he oído decir, en su campaña electoral, que se proponía darle la vuelta a este país, acabando de forma drástica con todos los males enumerados más arriba y unos cuantos más que se me quedaron en el tintero. De ser ello cierto, téngame desde este momento por su más ferviente valedor, dentro de mi modestia. 
No dudo de que su gobierno va a acabar con todas esas corruptelas; que propiciará la renovación de las altas instituciones, tanto tiempo bloqueadas por los “otros”; que ampliará los derechos y libertades de colectivos tradicionalmente marginados; que propiciará los matrimonios homosexuales; ampliará la cobertura para la enseñanza laica, igualitaria y universal; mejorará la sanidad pública; acabará con la guerra entre trasvases y desaladoras; actualizará la ley del aborto de forma que desaparezcan los embarazos no deseados; acabará con la lacra del paro, propiciando la negociación de los agentes sociales y ampliando la cobertura de los trabajadores; pondrá a las iglesias en el lugar que les corresponde; y un largo etcétera que Ud. conoce mejor que nadie.
Sr. Presidente, me han dicho que es Ud. uno de los dirigentes más honestos, capaces y bienintencionados que este país haya tenido la suerte de disfrutar. No lleva camino de demostrarlo.

lunes, 27 de febrero de 2012

La vida

Montserrat Sala nos recomienda el blog "Visceral-Genetticca". Traemos un texto que ha sido atribuido a William Shakespeare y Jorge Luis Borges; también a una escritora inédita llamada Nadine Stair, a una poetisa llamada Verónica A. Shoffstall y un caricaturista que lo publicó en el Reader's Digest de octubre del año 1953. (Aquí se puede leer algo más).
Que no haya malentendidos, Genetticca me avisó de que el texto no es suyo (pero sí la mayoría de sus publicaciones); le gustó y lo publicó acompañado de preciosas pinturas que lo embellecen aún más. Así que hoy Sancho se viste de colores argentinos.

Artistas argentinos RICARDO CARPANI

Después de algún tiempo aprenderás la diferencia entre dar la mano y socorrer a un alma, y aprenderás que amar no significa apoyarse, y que compañía no siempre significa seguridad.
Comenzarás a aprender que los besos no son contratos, ni regalos, ni promesas… comenzarás a aceptar tus derrotas con la cabeza erguida y la mirada al frente, con la gracia de un niño y no con la tristeza de un adulto y aprenderás a construir hoy todos tus caminos, porque el terreno de mañana es incierto para los proyectos y el futuro tiene la costumbre de caer en el vacío.
Después de un tiempo aprenderás que el sol quema si te expones demasiado… aceptarás incluso que las personas buenas podrían herirte alguna vez y necesitarás perdonarlas…
Aprenderás que hablar puede aliviar los dolores del alma… descubrirás que lleva años construir confianza y apenas unos segundos destruirla y que tu también podrás hacer cosas de las que te arrepentirás el resto de la vida.
Aprenderás que las nuevas amistades continúan creciendo a pesar de las distancias, y que no importa que es lo que tienes, sino a quien tienes en la vida, y que los buenos amigos son la familia que nos permitimos elegir. Aprenderás que no tenemos que cambiar de amigos, si estamos dispuestos a aceptar que los amigos cambian. Te darás cuenta que puedes pasar buenos momentos con tu mejor amigo haciendo cualquier cosa o simplemente nada, sólo por el placer de disfrutar su compañía. Descubrirás que muchas veces tomas a la ligera a las personas que más te importan y por eso siempre debemos decir a esas personas que las amamos, porque nunca estaremos seguros de cuando será la ultima vez que las veamos.
Aprenderás que las circunstancias y el ambiente que nos rodea tienen influencia sobre nosotros, pero nosotros somos los únicos responsables de lo que hacemos. Comenzarás a aprender que no nos debemos comparar con los demás, salvo cuando queramos imitarlos para mejorar. Descubrirás que se lleva mucho tiempo para llegar a ser la persona que quieres ser, y que el tiempo es corto. Aprenderás que no importa a donde llegaste, sino a donde te diriges y si no lo sabes cualquier lugar sirve…

Artistas argentinos: XUL SOLAR

Aprenderás que si no controlas tus actos ellos te controlaran y que ser flexible no significa ser débil o no tener personalidad, porque no importa cuan delicada y frágil sea una situación: siempre existen dos lados. Aprenderás que héroes son las personas que hicieron lo que era necesario, enfrentando las consecuencias… aprenderás que la paciencia requiere mucha práctica. Descubrirás que algunas veces, la persona que esperas que te patee cuando te caes, tal vez sea una de las pocas que te ayuden a levantarte. Madurar tiene más que ver con lo que has aprendido de las experiencias, que con los años vividos. Aprenderás que hay mucho más de tus padres en ti de lo que supones. Aprenderás que nunca se debe decir a un niño que sus sueños son tonterías, porque pocas cosas son tan humillantes y sería una tragedia si lo creyese porque le estarás quitando la esperanza. Aprenderás que cuando sientes rabia, tienes derecho a tenerla, pero eso no te da el derecho de ser cruel.
Descubrirás que sólo porque alguien no te ama de la forma que quieres, no significa que no te ame con todo lo que puede, porque hay personas que nos aman, pero que no saben como demostrarlo…

Artistas argentinos THIBON DE LIBIAN

No siempre es suficiente ser perdonado por alguien, algunas veces tendrás que aprender a perdonarte a ti mismo. Aprenderás que con la misma severidad con que juzgas, también serás juzgado y en algún momento condenado. Aprenderás que no importa en cuantos pedazos tu corazón se partió, el mundo no se detiene para que lo arregles. Aprenderás que el tiempo no es algo que pueda volver hacia atrás, por lo tanto, debes cultivar tu propio jardín y decorar tu alma, en vez de esperar que alguien te traiga flores. Entonces y sólo entonces sabrás realmente lo que puedes soportar; que eres fuerte y que podrás ir mucho más lejos de lo que pensabas cuando creías que no se podía más. Es que realmente la vida vale cuando tienes el valor de enfrentarla.
Artistas argentinos ERNESTO DEIRA

miércoles, 22 de febrero de 2012

La distopía de los idiotas

Del blog "Mi mesa cojea" traemos una reflexión interesante

La distopía de los idiotas

Uno de los subgéneros más reconocidos de la ciencia ficción es la distopía. En la mayor parte de obras de este tipo aparece una entidad, a veces supranacional, que nos subyuga a todos. George Orwell lo llamó Gran Hermano antes de que Endemol jodiera las cabezas de medio mundo con el formato del mismo título. 

En plena globalización, los agoreros tienden a pensar que el Gran Hermano es o está a punto de ser una corporación. Algunos señalan a Google, otros a Apple o a Monsanto. Sin embargo, hay una variante de la distopía inexplorada por la ciencia ficción. ¿Y si el Gran Hermano no es una multinacional ni un gran gobierno imperial? ¿Y si resulta ser la suma global de un montón de idiotas? 

Imagina que, por aquello de la globalización, la inmediatez y la no verificación de la información, por el abrumador índice de ruido que nos rodea, los idiotas empiezan a ponerse de acuerdo como quien no quiere la cosa. 

Imagina que, de puro escepticismo mal enfocado, de puro desconocimiento y falta de formación básica, los idiotas acaban provocando un inesperado giro en nuestra civilización… sin querer. 

Supón, qué se yo, que surge un movimiento antivacunación. Ya sé que es una locura y que nadie es tan rematadamente imbécil, pero sígueme el juego e imagínalo. Sé que es difícil sostener una posición tan estúpida, pero, no sé, supón que es su manera de quejarse contra los desmanes de las farmacéuticas. O, mejor aún, supón que sospechan que las vacunas solo sirven para propagar enfermedades. Que es una especie de malvado plan de la industria farmacéutica para crear enfermos y así vender más ibuprofeno o lo que sea. 

Mucha gente dejaría de vacunar a sus hijos y, claro, al principio no habría ninguna consecuencia. Y no la habría, obviamente, porque se mantendrían los niveles de inmunidad de grupo (es decir, que estaría vacunado un porcentaje suficiente de la población). Pero entonces los idiotas empiezan a difundir sus ideas por internet de forma que, con el tiempo, se les van sumando nuevos idiotas. Y algunos medios de comunicación, capitaneados también por idiotas, empiezan a darles voz. 

Ese movimiento antivacunación empieza a extenderse hasta que, un día, se rompe la inmunidad de grupo en una comunidad. Y, de pronto, empiezan a volver enfermedades ya eliminadas, y algunas enfermedades con las que ahora convivimos normalmente vuelven a ser mortales. 

Y esas enfermedades empiezan a difundirse por otras comunidades que han roto su inmunidad de grupo provocando pandemias de gripe, de viruela, de sarampión… 

¿Te lo imaginas? ¡Una distopía causada por idiotas!

Na, supongo tienes razón. 

Eso no puede pasar.

lunes, 6 de febrero de 2012

El derecho a vivir

Vuelve a Sancho, Maite del blog "Mejor lo escribo", con un artículo de rabiosa actualidad, a tenor de las palabras del ministro Ruíz-Gallardón y el anunciado cambio en la Ley del Aborto.

“Lo más progresista es defender el derecho a la vida”. Por supuesto. Completamente de acuerdo con sus palabras, don Alberto Ruiz-Gallardón. Y déjeme decirle una cosa: esa declaración me reafirma que es usted una persona sensible y legal, conclusión a la que llegué después del diálogo que mantuvimos aquella mañana de domingo en la Feria del Libro de Madrid de 1993. Por ello, cuando el pasado día 31, durante la entrevista que concedió a TVE, declaró que “lo más progresista que he hecho en mi vida política ha sido defender el derecho a la vida”, de inmediato supe que esa declaración era auténtica, que nada tenía que ver con las arengas, soflama, artimaña y demás juego de palabras que suelen utilizar los políticos al comienzo de cada legislatura. En dicha entrevista dejó claro que a partir de la próxima reforma en la Ley del Aborto que piensa llevar a cabo, una mujer podrá interrumpir su embarazo en "aquellos modelos de supuestos en los que no haya reproche penal” y que esos supuestos serán fijados por el legislador así como que la nueva ley no contemplará el modelo de “plazos” introducido por el PSOE en la última reforma. Y aquí, permítame una salvedad: eliminar el derecho de las mujeres a decidir su maternidad y volver a poner la decisión de la mujer y su aprobación en manos de los profesionales no reduce en absoluto la tasa de abortos. Ahí tenemos los datos hechos públicos en España tras la entrada en vigor de la Ley de Salud Sexual y Reproductiva, en julio de 2010, que permite a la mujer abortar sin dar explicaciones hasta la semana 14 del embarazo y el número de abortos apenas varió un 1% al alza el año en que la ley entró en vigor y, en el segundo semestre de 2010, se registraron casi 4.000 intervenciones menos que en el primero, antes de la vigencia de la norma. (El País

Seamos sinceros. La ley de “aquellos modelos de supuestos” en los que no había reproche penal, era simuladora en el supuesto de las personas que alegaban trastornos psicológicos de la madre, ya que en ese apartado estaban acogidos nada menos que el 97 por ciento de los abortos que se practicaban en este país. Jamás las leyes modifican el número de abortos. Si una mujer se ve obligada a abortar buscará, téngalo por seguro, el camino que sea. Luego lo único que se consigue con la prohibición es una vuelta al aborto clandestino. Y eso lo sabemos de sobra.

Que la primera medida en relación a la salud sexual y reproductiva sea la reforma de la Ley del Aborto y no la prevención o el fomento de la educación sexual, no me cuadra mucho en usted, la verdad. Pero bueno, ya se sabe que estas medidas siempre hay que tomarlas por razones de partido. Que luego se cumplan ya es otro cantar.

La línea política que llevó el expresidente José Mª Aznar, que sin duda pasará a los anales de la historia, viene a cuento con el tema que estamos tratando. Durante la campaña electoral de 1996 se le llenó la boca de reniegos contra la ley original del aborto de 1985, y al final de los ocho años de legislatura se habían producido en España 511.429 abortos, un 152% más con respecto al último año del PSOE. Y ni siquiera se llegó a realizar ninguna campaña de prevención y sensibilización contra el aborto. Y para más inri, durante su mandato fue cuando se aprobó la legalización y distribución de la píldora abortiva RU-486  Ver aquí . Pero claro, pensándolo bien: ¿cómo el expresidente José Mª Aznar y el exministro de Justicia Jaime Mayor Oreja podían suponer que lo más progresista es defender el derecho a la vida si ellos no son progresista sino ultraconservadores? Era imposible. Usted, señor Gallardón, es sin duda distinto, siempre se ha destacado por ese talante progresista que le ha granjeado la simpatía de una gran parte de la izquierda y del centro, y, por qué no decirlo también, el repudio de la extrema derecha. Por ello, al enterarme del ambicioso plan de reformas que piensa llevar a cabo en la Ley del Aborto y en la administración de justicia que supone una vuelta a los años 80, me quedé… cómo decirle… un tanto confundida. Me pregunte: ¿estará intentando el señor Gallardón engatusar a los sectores más conservadores? No, me dije. Su ambicioso plan de reformas simplemente corresponde a un ministro debutante, nada más.

Volvamos a la entrevista de TVE. Afirmó usted, señor Gallardón, que “el concebido y no nacido tiene derecho a la protección”. Evidentemente, no se lo voy a discutir. Pero permítame que le haga una puntualización: ese mismo derecho de protección lo tienen igualmente los ya nacidos. Vamos a ver señor Gallardón: ¿sabía usted que el sistema que está vulnerando en España los derechos humanos de los menores ingresados en Centros de Protección Terapéuticos, sigue intacto nueve meses después de las denuncias de Amnistía Internacional y el Defensor del Pueblo? ¿Sabía usted que los ingresos de los menores en dichos Centros se llevan a cabo sin supervisión judicial y bajo criterios dispares según la Comunidad Autónoma en que suceda? ¿Sabía usted que la protección jurídica de los derechos humanos de los menores, en particular de aquellos “con trastornos de conducta o en situación de dificultad social”, está en peligro al no existir normas mínimas comunes compatibles con el interés superior de los menores y que puedan ser exigibles en todo el territorio español? ¿Sabía usted como Ministro de Justicia, que los menores son personas con derechos y pese a ello las autoridades siempre han rechazado o minimizado las denuncias sobre los abusos y vejaciones que soportan? Ver aquí     

Ante esta situación, es penoso comprobar cómo las autoridades estatales y autonómicas muestran más preocupación por su propia imagen que por una revisión seria de su normativa, políticas y acciones institucionales, llegando incluso a tratar la situación denunciada como un asunto de simple alarma social. Ahora, cuando surge un caso de extrema violencia cometido por un menor, ustedes los políticos, como única solución, proponen rebajar la edad penal a los doce años. Y yo me pregunto: si un hecho delictivo es cometido por un menor de doce años, ¿no se repetirá la misma situación que hoy ocurre con los menores de catorce años? Y si esto ocurre, ¿se volverá a proponer otra rebaja a los diez años? ¿A los ocho? ¿A los seis? ¿Es esta medida realmente una solución, señor Gallardón?

Si a una sociedad sólo le queda el Código Penal para defenderse, incapaz de inculcar el respeto a la libertad y a los derechos humanos de los demás y sobre todo de los menores, es una sociedad completamente enferma. Una sociedad abotargada de información pero carente por completo de sentido común.

Ministro Ruiz-Gallardón, los menores son personas con derechos. Y defender esos derechos es defender la vida. No lo olvide.